Thursday, 19 December 2019

CUENTO DE ANA


El día amaneció gris, una bruma difuminaba la imagen. A lo lejos un coche funerario hacía su entrada al tanatorio. Al bajar el féretro para entrarlo en la sala de encuentro, le seguía  un grupo de personas con lamentos y grandes suspiros.
Una madre con entereza, pero con una expresión de sufrimiento reflejado en su rostro, comienza a hablar a los allí presentes:
-Buenas días, gracias por estar aquí presentes en la despedida de mi hija.
Pilar era una niña buena, comprometida, fuerte, alegre... Pero  poco a poco le fue arrebatando esa alegría, la fue consumiendo, y quitándole todo lo que era. Y digo le, porque fue él, su novio, quien lo hizo. No sé cómo no pudimos darnos cuenta a tiempo...  Solo tenía 17 años….
Antes de sufrir maltrato ella pensaba que eso era algo muy lejano, ya que solo pasaba en las clases bajas, como consecuencia de sus ideas machista y forma de entender la vida. Y además  tenía el pensamiento de que la violencia de género era algo evidente, visible y fácil de detectar. Ella y nosotros no supimos ver las sutilezas que finalmente llevarían al peor de los desenlaces. Quizás muchas personas de las que ahora estáis en esta sala pensáis igual, pero sabéis, ni es tan difícil sufrirla ni tan fácil salir de ella. 
Pilar dejó una carta escrita antes de ser asesinada, porque desgraciadamente, intuía cuál podría ser su destino en esta relación sentimental. Hoy quiero compartir con vosotros/as sus palabras escritas en esta carta, las cuales reflejaban su desconcierto y como ella lo vivía.
“Este amor me está ahogando poco a poco y sé que me acabará asfixiando, quizás no sea amor, pero a estas alturas ya no lo sé. Me dice que me quiere, que lo hace por mi bien, para que aprenda y sea realmente la mujer que tengo que ser, obediente y discreta, tengo que estar solo para él.
Mamá, papá, siento haberme callado todo y no haber acudido antes a vosotros, pero tengo miedo, será peor si habló con alguien.
A mis mejores amigas, siento no haberos hecho caso cuando me advertisteis de que no era bueno para mí, que me estaba cambiando...
Pero yo sigo pensando que en el fondo me sigue queriendo. Solo que de vez en cuando, pierde los papeles y me pega o me insulta. A veces me da un poco de miedo, pero sé que él no es así, igual es que yo hago mal las cosas.
Quiero que todo vuelva a estar como antes, cuando acabábamos de empezar, pero si no puede ser así, que sea lo que tenga que ser.
 Adiós. Pilar.”

Con esta experiencia tan dura he podido ser consciente de que la violencia de género está más cerca de nosotros/as de lo que pensamos. Mi hija no es la única que la ha sufrido tan pronto, cada vez hay más adolescentes y jóvenes que son sometidas a ella, por relaciones tóxicas.
Para ella ya es demasiado tarde, ojala no haya ninguna más que sufra esta condena, esta muerte en vida o que en el peor de los casos termine en un asesinato.
A mí, me arrebató a mi hija, la persona que yo más quería en el mundo y a ella le arrebató su vida, su libertad y su alegría. Solo espero que ahora vuelva a estar en calma, lejos de esa bestia.



CONCURSO DE MICRORELATOS





La alumna Ana Aguilar Mejías de 1º de Bachillerato  participó en el XIII concurso de literatura ilustrada contra la violencia de Género, organizado por el CEP, en el que participaban los diferentes institutos de la provincia; presentó un relato y una acuarela que han sido premiados en la modalidad  de microrrelato de bachillerato. La alumna acompañada por su profesora Luisa Dueñas fue a recoger el premio al CEP de Córdoba donde todos los premiados de centros de Córdoba y provincia de Primaria, Secundaria y Educación de adultos estuvieron presentes y leyeron sus Haikus y microrrelatos, además estaban también los dibujos de los mismos expuestos en la sala. Fue un acto emotivo, ver a los niños de primaria leer sus trabajos y escuchar también un relato ganador de una mujer mayor de la zona Norte de la provincia, en este hacía un recuerdo emotivo a las mujeres de su infancia, aquellas que con su trabajo callado mantenían unidas las familias. Es un acto que fomenta la concienciación sobre el tema a la vez que desarrolla la imaginación a través de los dibujos y de la palabra escrita.

Aquí os dejamos el relato de Ana Aguilar y su dibujo, os invito a leerlo.